Jimena C.

 

Cadena vengativa

 

Era un sábado como cualquier otro. Julia había ido al Shopping Buenos Aires Design en busca de un nuevo cuadro para decorar su casa. Entonces, después de horas y horas de búsqueda lo encontró, el cuadro perfecto. Éste tenía una bella mujer, parecía deprimida y sola.

Ese mismo día por la tarde fue en busca de su cuadro, pero no había nadie allí que se lo vendiera. Le gustaba tanto el arte que decidió quedarse en espera de un vendedor. Ya eran más o menos las 12 de la noche y ella seguía esperando, sola, aburrida y sin compañía así que se puso a ver los detalles y admirar el retrato. En un momento sintió que alguien la tocó y pensó: “Será que estoy cansada y me imagino cosas.” Sin embargo, más tarde volvió a sentirlo, alguien la estaba golpeando.

Después escuchó susurros, y de la nada unas salvajes manos le agarraron la boca.

Antes de que ella misma se diera cuenta, el cuadro era especial. La mujer pintada había salido y tomó venganza de su cruel pintor, metiendo a Julia dentro del cuadro. Según se cuenta, cada persona que entra al cuadro sale vengándose y obligando a alguien más a hacerlo. No se sabe por qué ni quién empezó con la cadena vengativa. Lo único que se sabe es que quien entra al cuadro, sale tomando venganza de la persona anterior y cuando salen…. nadie sabe qué es lo que hacen, es difícil saberlo porque no se los puede reconocer. Parecen gente común y corriente, hacen cosas típicas de humanos, pero no lo son realmente.

Sin embargo, alguna vez lo fueron. Fueron felices, tenían una familia y amigos. Pero cuando alguien sale del cuadro, todo a su alrededor cambia. Aunque lo parezca, no es un humano, es un ser sobrenatural que envejeció y murió en el cuadro; su único objetivo en este mundo, es tomar venganza.

Fecha: 11/7/2013 | Creado por: Maria Cecilia
Categoria: Producciones de "Buenos Aires misteriosa"
Etiquetas: