Iván Gorodner -socio gerente en Fabrinco, empresa de fabricación digital-, Fernanda San Juan -especialista en food styling, estilismo gastronómico- y Matías Goldemberg -socio gerente en POLEN URBANO, compañía dedicada a la generación de nuevos espacios verdes en sitios no convencionales- conversaron con los alumnos de 6to. año de la especialización Diseño Industrial.

La charla formó parte de la materia Ciencia, Tecnología y Sociedad, y allí los invitados -Alumni de la orientación- transmitieron sus experiencias profesionales, haciendo foco en la importancia de autoconocerse para descubrir la vocación y cómo, a partir de ello, se les abrieron distintas puertas para desarrollarse en el ámbito laboral. Además, hablaron sobre las numerosas posibilidades con las que cuentan los diseñadores a la hora de trabajar.  

San Juan fue la responsable de romper el hielo. Al comienzo de su relato narró sus miedos luego de finalizar el secundario y cómo fue incursionando en el mundo de la cocina y la nutrición hasta finalmente dedicarse a “hacer que los alimentos se vean apetecibles en un plato, para que luego luzcan estupendos en una foto”.

“De cada producción trato de llevarme algo. Todos los días aprendo cosas nuevas y eso está buenísimo”, expresó la joven de 23 años, al tiempo que aseguró que los conocimientos adquiridos en la especialización le sirvieron mucho y hoy los plasma en el rubro gastronómico.

Más tarde fue el turno de Gorodner. El invitado explicó que, luego de estudiar Diseño Industrial en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y pasar por distintos trabajos vinculados a sus estudios, decidió generar un emprendimiento propio.

“No trabajo de lo que estudié, pero todas las mañanas me levanto y soy feliz. A veces uno quiere planificar su vida, pero resulta imposible. Cuando terminé la escuela nunca imaginé que me iba a dedicar a esto, pero todo lo que hice en ORT me sirvió para poder llevarlo adelante”, manifestó, mientras mostraba algunos de los proyectos desarrollados en su compañía.

El último en compartir sus experiencias fue Goldemberg. Locuaz y entusiasta, habló sobre su recorrido profesional y cómo el cuidado por el medio ambiente y el diseño lo llevaron a crear un emprendimiento vinculado con la bioconstrucción y la sustentabilidad.

“Estudié Diseño Industrial en la UBA y, después de probar muchas cosas, supe que necesitaba hacer algo que valiera la pena y ayudara al planeta”, sostuvo el invitado, quien aseguró que debió sortear muchos obstáculos hasta encontrar su pasión, pero que esa búsqueda resultó esencial para solidificar sus conocimientos.

Al cierre del encuentro, los tres expositores brindaron algunos consejos a los chicos. “Mantengan la cabeza abierta; a veces la vida enseña más que la universidad. Y algo que no deben olvidar: permítanse fallar”, les recomendó San Juan.     

Gorodner incitó a los alumnos a reflexionar y hacerse preguntas, al tiempo que Goldemberg concluyó: “La vida está llena de oportunidades si uno decide levantarse de la silla”.

Fecha: 9/11/2018 | Creado por: Julieta
Categoria: Noticias 2018
Etiquetas: