Una de las fiestas que mejor simbolizan, por un lado, la lucha de un pueblo por su libertad, por su derecho a seguir siendo él mismo, y, por otro, la permanente búsqueda de un mundo mejor, contra las tiranías de cualquier signo. Seguir leyendo

Entre las tradiciones específicas de la festividad se destacan un par que reflejan dos dimensiones del comportamiento altruísta: una, ayudar al prójimo que lo necesita; otra, contribuir al bienestar de nuestra propia gente. Ellas son "Matanot la'evionim" y "Mishlóaj manot". Una apunta, por vía de los pobres, al plano social (preocuparnos por el necesitado) y otra, por vía de nuestros compañeros, al plano nacional (fortalecer lo propio). De algún modo, la alegría de Purim puede ser el resultado de combinar ambas categorías con sapiencia, en las circunstancias y dosis adecuadas.

Purim refresca nuestro doble compromiso, con el pueblo judío y con la humanidad en su conjunto. Celebramos la victoria sobre los totalitarios de Hamán, arquetipo de los de todas las épocas, tanto a fin de coadyuvar a una Persia más tolerante y plural, como para proteger nuestros vitales derechos de nación.

Fecha: 10/3/2017 | Creado por: Carolina
Categoria: Noticias 2017
Etiquetas: