Pesaj nos compromete a reflexionar acerca de la historia judía como parte de nuestra historia personal, a pensar en nosotros como parte activa de una tradición milenaria. Este objetivo sólo puede lograrse a través de la memoria y la transmisión, por lo que se convierte en nuestro principal desafío como educadores.

Pesaj es una fiesta de gran importancia en la tradición judía, y una de las tres festividades de peregrinación, junto con Sucot y Shavuot. Se trata de las festividades en las que, en la antigüedad, el pueblo judío peregrinaba a Jerusalén, cuando se encontraba allí el Templo Sagrado.

La fiesta empieza el día 15 del mes hebreo Nisan, dura siete días y se celebra para conmemorar el éxodo de Egipto, una de las numerosas historias del Pueblo Judío y de la cultura occidental en general.

Otro elemento importante de esta festividad es la reunión de la familia. En la víspera de la fiesta, que se denomina noche de Séder por la comida ceremonial que se celebra, las familias se reúnen alrededor de la misma mesa. En nuestra escuela realizamos distintos Sedarim en forma anticipada con alumnos y padres de todos los años, para recordar la importancia de la libertad como elemento clave de nuestra cultura.

Pesaj nos compromete entonces a reflexionar acerca de la historia judía como parte de nuestra historia personal, a pensar en nosotros como parte activa de una tradición milenaria. Este objetivo sólo puede lograrse a través de la memoria y la transmisión, por lo que se convierte en nuestro principal desafío como educadores.

La esencia de Pesaj es transmitir y crear identidad año tras año, entramando pasado y presente, en pos de un futuro promisorio. Como leemos en la Hagadá: "En cada generación debe verse cada persona de Israel como si él mismo hubiera salido de Egipto".

Fecha: 6/4/2017 | Creado por: Bruno
Categoria: Noticias 2017
Etiquetas: