Con el objetivo de acercar a los alumnos al ámbito profesional y que puedan vincular lo aprendido en clase con lo que sucede en los medios todos los días, se llevó a cabo una nueva charla Zoom. Los 140 chicos de 5to. año de la orientación Producción de Medios de Comunicación, dirigida por Martín Schnook, recibieron la visita de Pablo Lago y Susana Cardozo, exitosa pareja de autores que escribieron los guiones de programas entrañables como La leona, Locas de amor, Tratame bien, Lalola y Hospital Público.

“Nosotros teníamos la edad de ustedes cuando empezamos a soñar con contar historias”, rompió el hielo Lago, muy emocionado luego de ver, junto a su mujer y coequiper, un resumen con algunos de sus trabajos transmitidos por la pantalla grande.

Al comienzo de la charla, que formó parte de la materia Guión, la dupla habló sobre el trabajo en equipo, destacando la importancia de respetar las ideas del otro y de ser altamente receptivos para lograr una fórmula exitosa. “Siempre es bueno tener a alguien para compartir este camino. Ser guionista es crear mundos todo el tiempo y hacerlo con un compañero ayuda a potenciar la escritura y a que el proceso sea más enriquecedor”, contó Cardozo, quien dio sus primeros pasos en el teatro como actriz y docente.

La pareja ganadora del Martín Fierro 2010 a Mejor Autor por el unitario Tratame bien aseguró que para que las historias funcionen es fundamental confiar en los personajes creados. “Si son buenos siempre aportan una trama interesante para narrar. Hay que evitar hacerlos chatos. Los matices y las singularidades son primordiales para que se distingan dentro del montón”, explicó Cardozo.

Entre risas cómplices, los autores de los 120 episodios de La leona destacaron la importancia de juntarse con los actores y directores para hablar sobre los libros y evitar así las improvisaciones. “Cada palabra está por algo, si se va a cambiar no debe romper con el hilo conductor”, dijeron convencidos.

Durante la charla, los alumnos preguntaron a la dupla cuál es el rol del guionista, cómo hay que hacerle frente a la renuncia de un actor en medio de un rodaje, cómo se sobrevive a la presión diaria de los productores televisivos y qué se puede hacer cuando uno no consigue concentrarse para seguir escribiendo.

“La observación del mundo es fundamental para generar ideas. Es importante que recorran las calles, lean un libro, conozcan sobre los cambios que hubo a lo largo de la humanidad. Los guionistas no tenemos horarios, trabajamos las 24 horas del día, no descansamos nunca, todo nos sirve para crear”, explicó Cardozo, al tiempo que Lago recordó que bajo la ducha se puede obtener muy buen material.

Los autores también hablaron sobre el gran desafío que tienen por delante todos aquellos que trabajan en los medios audiovisuales. “La vara está muy alta porque con la aparición de tantos dispositivos tecnológicos resulta muy difícil captar la atención del público”, manifestó Cardozo, quien aseguró ser extremadamente detallista y siempre estar buscando nuevas formas narrativas para impactar.  

Al cierre del encuentro, Lago enfatizó la importancia de “escribir desde el estómago”, buceando en las experiencias personales y la sensibilidad.

En sintonía con su coequiper, Cardozo sostuvo que “escribir es un acto un poco egoísta ya que uno lo hace a partir de sus propias inquietudes, plasmando lo que siente, espera o imagina, pero el toque final siempre lo aporta el espectador que es quien interpreta lo que se está contando”.         

“Uno no puede paralizarse por la opinión del público, pero, después de todo, siempre estamos esperando un aplauso, el cariño de la audiencia, su aprobación”, concluyó Lago.

Fecha: 1/9/2017 | Creado por: Brenda
Categoria: Noticias 2017
Etiquetas: