Con motivo del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, los alumnos de la escuela abordaron el tema realizando numerosas actividades en las áreas de Ciencias Sociales y Humanidades. Una de las propuestas fue una interesante charla brindada por las docentes Gabriela Yankilevich -profesora de Inglés- y Ludmila Bochatay -profesora de Lengua-.

Durante el encuentro, del que participaron los chicos de 2do. 3ro. y 4to. año, las docentes contaron sus experiencias de vida vinculadas a la última dictadura cívico-militar, invitando a los estudiantes a reflexionar y preguntarse acerca de esta época oscura en la historia argentina.

“La verdad nos permite elegir y decidir quiénes queremos ser en la vida”, fueron las palabras con las que abrió la charla Ludmila. Emocionada contó cómo el sábado 24 de marzo, luego de años de incansable lucha, pudo caminar por primera vez abrazada a su prima, la nieta recuperada número 126 por Abuelas de Plaza de Mayo. 

Mientras Ludmila tiene un tío desaparecido, Gabriela sufrió el secuestro de sus hermanas y sus dos cuñados.  “Recuerdo que el 24 de marzo de 1976 cuando llegué a la escuela me explicaron que no había clase. Volví feliz a mi casa, pero al abrir la puerta me encontré con mis dos hermanas y mi mamá llorando, desesperadas”, contó Gabriela.

La docente explicó cómo, a partir de la asunción del gobierno de facto, sus dos cuñados fueron secuestrados y obligados a realizar trabajos forzados en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), mientras sus hermanas -una de ellas embarazada- huyeron a un barrio alejado para protegerse. Pero, desgraciadamente, un día fueron encontradas y corrieron la misma suerte que sus respectivos maridos.

“Desde el día que las subieron encapuchadas a un Ford Falcon verde junto a mi sobrino bebé, mi mamá comenzó una peregrinación para encontrarlo. Hizo la denuncia en la comisaría y allí le dijeron que si Daniel era rubio no lo buscara más porque a esos niños los vendían. También fue a Campo de Mayo, donde luego de esperar durante seis horas, la atendió Leopoldo Galtieri y se burló de ella. Hasta que un día llamaron del Patronato de menores de San Martín para decir que tenían al nene”, recordó Gabriela.

Las docentes manifestaron que se trató de una época nefasta en la que se llevó adelante un plan sistemático para eliminar a cierta gente. “Me pasé mucho tiempo extrañando a personas que no conocía. Mi mamá siempre me dijo que tengo muchas cosas parecidas a mi tío, pero nunca lo pude comprobar. Siento que a mí también me robaron una parte de mi historia”, aseguró Ludmila.

En sintonía con su declaración, Gabriela expresó que tuvo una adolescencia muy difícil: “Estábamos aislados e indefensos. A veces, cuando hablo de este tema, me cuesta transmitir el horror que se vivía. Uno naturalizaba el miedo, yo no podía contarle a nadie lo que sucedía en mi casa”.

Durante el encuentro, los alumnos escucharon atentamente las historias e hicieron distintas consultas: “¿Qué decían los periódicos de esa época?, ¿por qué no se podía caminar en grupo por la calle?, ¿por qué se habla de un golpe cívico - militar?, ¿cuál era el rol del estado?, ¿qué son los crímenes de lesa humanidad?”.

 

LÍNEAS DE TIEMPO QUE HABLAN

En las distintas materias de la especialización Humanidades, los estudiantes también reflexionaron sobre esta fecha y realizaron diversas producciones. Entre las creaciones se destacan una serie de líneas de tiempo con distintas historias de vida de personas que fueron detenidas y desaparecidas. Ellas fueron construidas en base a los testimonios de “Baldosas por la memoria”, iniciativa que intenta recordarlos-a través de una expresión artística- en sus lugares de trabajo, las viviendas que habitaron o las escuelas en las que se formaron.

Te invitamos a ver los trabajos.

 

Fecha: 3/4/2018 | Creado por: Julieta
Categoria: Noticias 2018
Etiquetas: