En busca de acercarles a los padres de nuestros alumnos herramientas útiles para abordar diversas problemáticas vinculadas a la familia y la adolescencia, en ambas sedes se llevó a cabo la primera charla del ciclo de conferencias 2018 a cargo del Lic. Fernando Osorio. El disparador del encuentro fue la construcción de la autoridad, aunque ejercerla conlleve momentos de angustia y sentimientos de frustración.

 “El adulto contemporáneo se pone mal porque tiene que ejercer la autoridad”, sostuvo el especialista al comienzo de la charla, señalando que existen tres situaciones concretas en las que sucede esto: a la hora de poner límites, administrar la autonomía de los chicos y regular sus conductas.

Acto seguido explicó a los asistentes que cuando se habla de límites no tiene que ver con quitar objetos como la playstation o la televisión, sino más bien con otra cosa. “Se trata de frenar el impulso de satisfacción inmediata, el famoso llame ya. Es muy importante pensar a los límites como un valor, una herramienta con la que se van a nutrir a lo largo de sus vidas”, dijo Osorio, al tiempo que agregó que “los padres de la posmodernidad saben criar buenos comerciantes, no buenos hijos, porque les enseñan a negociar todo el tiempo”.

Más tarde el especialista habló sobre lo desprestigiado que se encuentra el ejercicio de la autoridad y cómo a los adultos les cuesta decir que no por temor a perder el cariño de sus chicos. “Cuanto menos ejerzan la autoridad, peor les va a ir. La función parental no es cómoda, pero si hay una relación de amor, los hijos no están dispuestos a poner en riesgo ese vínculo”, aseguró.    

La frustración fue un tema clave en ambos encuentros. Osorio aseguró que es una estructura importantísima para el desarrollo de un sujeto y que sólo se logra a través de la prohibición. “Los chicos deben aprender a soportar el displacer con el que tendrán que lidiar a lo largo de sus vidas. Mi abuela siempre decía que es mejor que llore el hijo antes que el padre, porque cuando llora el padre ya es tarde. El adulto no puede ser un proveedor de satisfacción las 24 horas, esa actitud convierte a adolescente en un tirano y no lo ayuda a enfrentarse con la realidad”.  

Durante los encuentros, Osorio recomendó a los asistentes a no batallar contra los hijos, sino a monitorear sus actividades y tratar de comprender el contexto en el que están sucediendo.

Además, el especialista sostuvo que en la actualidad se fomenta una sociedad fraterna que genera confusión en los chicos, haciéndoles perder la importancia de las referencias. “Hay una intencionalidad de que todos seamos iguales y tengamos los mismos conocimientos, pero existe la disimetría social de roles. Si todos fuéramos iguales nadie podría transmitirle una experiencia a otro”, aseguró.

Al cierre de la charla, Osorio sostuvo que ejercer la autoridad es la función parental por excelencia y que es necesario comprender que la angustia y la frustración son parte del proceso de crianza. “Los chicos van a ser buenas personas si los padres hacemos algo para que esto suceda, a veces es necesario decir que no”, concluyó.

 

Un ciclo para comprender mejor el mundo adolescente

A lo largo del año, distintos oradores compartirán con los padres de nuestros alumnos numerosas charlas, ofreciéndoles un espacio para reflexionar e indagar acerca de diversas problemáticas relacionadas con el ámbito familiar y la vida de los adolescentes.

Desde la escuela buscamos facilitarles todas las herramientas necesarias para llevar adelante la crianza de sus hijos, acompañándolos en este proceso que resulta un verdadero desafío.

 

Presentación

Si no pudiste asistir, o queres recordar la disertación, te compartimos la presentación.

Fecha: 8/6/2018 | Creado por: Bruno
Categoria: Noticias 2018
Etiquetas: