Desde la Antigua Grecia hasta nuestros días, hemos asistido a anfiteatros, teatros y espacios callejeros a ver representadas las miserias y alegrías de distintos personajes enredados en tramas complejas o muy simples.

Brutal, inesperada, tierna y a veces salvaje pero siempre conmovedora, la escena dramática se impone como un objeto que produce un efecto estético; pero además, como un hecho, que posee una dimensión social.

El teatro es arte vivo. Nos convoca en un momento y lugar determinados y, a partir de lo que Roland Barthes llamó polifonía informacional, es decir el conjunto de signos a partir de los cuales se construye el hecho dramático (luz, vestuario, escenografía, etc), el espectador resignifica el texto representado.

Desde hace unos años, el área de Lengua impulsa un proyecto que tiene como objetivo fomentar, en los alumnos, el gusto por el teatro. Para lograrlo hemos considerado conveniente desarrollar distintas iniciativas que les permitan vivenciar algunos de los aspectos teóricos de lo dramático, incluidos como contenidos curriculares del Área.

A continuación reseñaremos algunas de las experiencias, vinculadas con este proyecto, realizadas en distintos momentos.

Fecha: 14/6/2018 | Creado por: Luis Lucas
Categoria: Noticias 2017
Etiquetas: