Si hay algo que podemos destacar de los años de la Dictadura Cívico-Militar es que, en muchos ámbitos de la cultura, se mantuvo como resistencia la idea de seguir comunicando lo que pasaba. Sin embargo, la censura fue moneda corriente, y quienes detentaron el poder se encargaron de buscar acallar las voces disidentes.

Desde los testimonios de Rodolfo Walsh hasta las canciones de los artistas que pudieron quedarse o tuvieron que exiliarse, la cultura popular argentina se mantuvo, ofreciendo una mirada diferente a la que se buscaba imponer, denunciando las atrocidades, aunque pocos fueran capaces de escuchar.

En este aniversario número 45, queremos compartir con todos y todas estas expresiones culturales, que, durante o después de los años oscuros, nos siguen contando por qué es necesario mantener siempre en alto las banderas de MEMORIA, VERDAD y JUSTICIA.

Los y las invitamos a recorrerlas en familia cuantas veces quieran, para, también así, vivir un 24 de marzo diferente.