Una misión espacial histórica fue el tema que convocó a alumnos de Mecatrónica, Informática y Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC). Se trató de una charla fascinante, liderada por el ingeniero Diego Saikin, integrante de la organización SpaceIL y único argentino involucrado en el lanzamiento a la Luna del módulo israelí no tripulado "Bereshit".

El invitado, quien desde hace dos décadas vive en Tel Aviv e integró el equipo que programó el software de simulación de la nave para conocer sus posibles reacciones, habló con los alumnos acerca de esta maravillosa experiencia llevada a cabo gracias al Departamento de Promoción de Aliá de la Organización Sionista Mundial. “Se trata de la primera misión financiada con aportes privados y construida con solo 95 millones de dólares. Es la sonda más barata, pequeña y liviana del mundo”, dijo Saikin al comienzo de la actividad.  

Luego el especialista explicó qué significa el nombre del módulo que fue lanzado al espacio por un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX, desde Cabo Cañaveral, pero no logró alunizar debido a una falla técnica. “Bereshit en hebreo quiere decir en el comienzo; así empieza la Biblia. Este apodo hace referencia a la génesis”, sostuvo.   

Durante la charla, Saikin hizo foco en las distintas etapas de trabajo y en el boceto inicial que sufrió varias modificaciones hasta concluir “en un aparato de cuatro patas que pesa 160 kilos sin combustible”. Además, realizó un detalle exhaustivo de los componentes de la nave: pantallas solares, soportes de aterrizaje, tanques de presurización, antenas direccionales, un magnetómetro, un retro-reflector y una cápsula con varios poemas de escritores israelíes, dibujos de niños, un testimonio de un sobreviviente del Holocausto, una nota del fallecido expresidente Shimon Peres, planos de la sonda e información sobre toda la humanidad.

Los estudiantes escucharon con mucha atención al invitado y tuvieron la oportunidad de compartir sus inquietudes: “¿Qué lenguaje de programación utilizaron”, “¿Cuál fue el sistema operativo implementado?”, “¿Saben por qué falló?”, “¿Piensan volver a intentarlo?”.

Saikin se lamentó de que Israel no lograra alunizar, pero explicó que hay posibilidades de que se repita la operación en dos o tres años. “Hacerlo de vuelta resulta menos riesgoso que la primera vez. Ahora ya sabemos que la sonda funciona”, expresó.

Antes de terminar, el invitado destacó que la misión y visión innovadora de SpaceIL es inspirar a los jóvenes a pensar de manera diferente sobre la ciencia, la ingeniería, la tecnología y las matemáticas: “Buscamos generar el mismo efecto que el Apolo 11 hace 50 años. Deseamos que después de esta misión muchos chicos decidan estudiar ingeniera o ciencias pensando que es posible”, concluyó.  

Fecha: 3/5/2019 | Creado por: Julieta
Categoria: Noticias 2018
Etiquetas: novedades, ort