"Ahí me encontraba yo, pisando ese suelo y respirando ese aire. Sintiendo ese polvo, ese que cuenta historias, que se escabulle entre esos zapatos, que se acumula entre los ciclos inconclusos y las almas arrebatadas. Ahí me encontraba, llena de vida, rodeada por la muerte. Por la angustia de una orden. Por los colores que habían sido robados de las personas, sin razón...

 

Miré mis zapatos y vi mi vida, con mis colores, con mis ideas, con mi voluntad. Vi esos millones de pares de mocasines, zapatos de taco, de sandalias y vi todos los pasos que ellos no habían dado, los senderos que no habían transitado, los caminos que querían andar y no habían podido concretar. Al igual que sus dueños, habían sido condenados a ese mismo sufrimiento, a que el principio de sus vidas empezara por el fin. Luego me volví a mis pies y pensé en todos los pasos que a ellos les faltaba dar y todos los proyectos que ellos iban a transitar conmigo en mi libre y fresco andar. Y entre toda esa muerte mis ganas de caminar los senderos de la justicia y de la libertad florecieron como los verdes pastos que asomaban del hielo en ese blanco campo de rosas."

 

De esta manera la alumna Delfina Cheb Terrab describió lo que sintió mientras caminaba desde Auschwitz a Birkenau. Para ver fotos y más testimonios, no dejen de entrar al blog de Marcha por la Vida

 

 

 

 

Fecha: 10/4/2013 | Creado por: Prensa
Categoria: Noticias 2013
Etiquetas: novedades, ort