La sucá, construcción endeble y temporaria que debemos habitar con alegría, nos invita a despojarnos de las preocupaciones diarias y disfrutar de la luz que se filtra por entre sus ramas. Sucot es la festividad de lo que se invirtió y de lo que se obtuvo. Un momento de balance, de evaluar si fue éste un buen año. Y tal balance, nos dice la Torá, debe venir de la mano de la alegría. La sucá, que rememora la estadía de Bnei Israel en el desierto tras haberse liberado del yugo de Egipto, representa un momento de síntesis en nuestra historia, de cierre de un ciclo y del inicio de una nueva era.

Fecha: 8/10/2014 | Creado por: Florencia Yasmin
Categoria: Noticias 2014
Etiquetas: novedades, ort